Buscar en el Blog.

BANNER GALERIA

YOUTUBE, FACEBOOK Y TWITTER.

El Blog en Facebook:

titulo cabecera buscador

titulo cabecera buscador

martes, 28 de diciembre de 2010

El ADN, esa traicionera "escalera de caracol".

Muchos pensaron cuando se anunció el "Proyecto Genoma" que al fin teníamos el "manual de instrucciones del creador", un mapa de como estamos hechos y lo que es mas importante, de como poder "repararnos". Desgraciadamente el descubrimiento del mapa genético "aun" no nos ha supuesto la por muchos soñada "panacea", ya que aunque es un comienzo, los avances se van produciendo despacio por la gran complejidad del proyecto.
Ahora, nuevos estudios publicados en las prestigiosas revistas científicas "Nature" y "Science" nos traen una noticia con una doble lectura, por un lado, un descubrimiento quizás tan importante como el de las subpartículas del átomo, y visto desde otro punto de vista, una gran decepción, ya que un tema que ya era inmensamente complejo, ahora se abren varios "frentes", multiplicando aun mas la comprensión del asunto, o por decirlo de una forma mas simple, cuando pensábamos que sabíamos algo sobre el Genoma, acabamos de descubrir, por decirlo de una forma sencilla de entender, que tan solo conocemos "la fachada de un gran edificio", pero que no tenemos ni idea de como es por dentro y lo mas importante, que es lo que está sucediendo en su interior.


Una puerta abierta.

En los últimos 2 años una comparación de ciertos puntos "clave" del Genoma en miles de personas puso sobre la mesa la necesidad de actualizar "El Proyecto Genoma" creado en 2.001 ya que el actual conocimiento del mapa genético no esta satisfaciendo las necesidades con respecto a la investigación de ciertas enfermedades de origen genético y a su transmisión hereditaria. Ahora tal y como se comenta en uno de los artículos de Nature se abre una puerta a un nuevo futuro de investigación, como de hecho ya se está haciendo en el proyecto "modENCODE" (model organism ENCyclopedia of DNA Elements) una colaboración internacional de instituciones y científicos encargados del estudio de una enorme cantidad de factores genéticos (mensajeros, reguladores y de transcripción) que antes no fueron estudiados en profundidad y que interactúan con los genes codificadores de proteínas que ya conocíamos.
Una reciente revisión bajo una nueva perspectiva del conocidísimo Genoma de la "mosca de la fruta", ha revelado 2.000 genes anteriormente desconocidos lo que supone aproximadamente un 12% del total, además se identificaron más de 100.000 nuevos elementos (moléculas) que no son genes como tal pero que pueden cumplir una función en el Genoma. En la moscas de la fruta alrededor del 40% del mapa genético se ajusta a esta descripción y en los humanos el porcentaje puede llegar hasta el 66% lo que sin duda muestra la importancia que puede llegar a tener el estudio de los genes teniendo en cuenta sus "elementos auxiliares" (todo aquello que los rodea) y que durante años se había ignorado en mayor o menor medida.
Otro estudio de Nature muestra que la "información no química" del ADN está hecha de cromatina (una parte concreta del ADN), en cada localización de la secuencia, podemos medir todos estos diferentes atributos de la cromatina, hay cientos de ellos y en la actualidad solo sabemos lo que hacen apenas ¡un par de docenas! Viendo la abismal desproporción entre lo que comprendemos en la actualidad y lo que desconocemos por completo, es de vital importancia saber cómo afecta todo esto a la regulación de los mecanismos que gobiernan el desarrollo genético de cada ser.
En un estudio diferente se están investigando unas proteínas llamadas "histonas" (uno de los componentes de la ya citada "cromatina") que envuelven el ADN y que, combinadas con más proteínas, condicionan el modo de funcionar del ADN, el resultado de esto es que zonas que antes parecían no hacer nada concreto ahora "parecen" estar involucradas en la regulación genética.
Uno de los co-autores de uno de los estudios, "Mark Gerstein", bioinformático de la Universidad de "Yale" (en New Haven estado de Connecticut, EEUU) perfeccionó hace varios años, una técnica para convertir las redes genéticas, (haciendo una comparación entre la organización de ciertos procesos biológicos, con las estructuras que se usan las "redes" de ordenadores como "Internet aunque a menor escala) unas representaciones densamente entrelazadas de interacciones genéticas, en mapas jerárquicos en la parte superior de cada mapa está lo que "Gerstein" llamó reguladores maestros, que se encargan de controlar la actividad de muchos otros genes. En la parte inferior están los "caballos de batalla", que bombean el código proteínico. A la mitad están los mandos intermedios, que hacen un poco de ambos. Gerstein como buen informático quiso encontrar una forma lógica de estructurar el funcionamiento interno del ADN en este caso, de una forma piramidal, en el que arriba del todo estaría el código "que gobierna", abajo el código que crea "las piezas" necesarias para el desarrollo de la vida y en medio una mezcla de ambas, como si dijésemos, "código de enlace" entre las que controlan y las que producen.
Como podemos apreciar por el resumen de los datos publicados recientemente en Nature y Science, el sueño que se "vendió" al mundo en 2.001 tras la publicación del descubrimiento total del "Genoma humano" se torna tan solo en una ilusión rota ya que nuestro actual conocimiento nos ha hecho darnos cuenta de que realmente como diría "Sócrates", "no sabemos nada" ya que tras "esa fachada del gran edificio" antes mencionado se esconden un sin fin de habitaciones, muchas con puertas aun sin abrir y puede que pasen años cerradas hasta que podamos ver el contenido de todas ellas, y lo malo del asunto no es el tiempo que tardaremos en ver todo el contenido, sino que al llegar ese día entonces deberemos de preocuparnos por comprender todos los datos que para entonces tengamos, saber realmente que es lo que está sucediendo y como está ocurriendo en cada célula de nuestro ADN para quizás entonces poder aprender no solo a leer sino también a escribir en como algunos han llegado a llamar a nuestro código genético, el gran "libro de la vida".
Comentarios: info@partiendodecero.com
Artículo Original de: PARTIENDO DE CERO . COM